Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.
 

Blog

La alfabetización de las madres influye en el peso de los bebés al nacer

Uno de los indicadores que indican la pobreza de un país es lo que se llama el Bajo Peso al Nacer (BPN) de los bebés. El BPN constituye uno de los determinantes más importantes de la situación de salud de la población y sus consecuencias repercuten en todos los ciclos de la vida. Y es que este indicativo aumenta hasta 20 veces la probabilidad de muerte de los bebés en los primeros años. Es más, en la niñez se asocia con un retraso en el crecimiento y maduración ya que tiene una importante incidencia en el desarrollo cognitivo de los niños. 

Resulta, por tanto, evidente que reducir el BPN tiene profundas consecuencias no solo en la reducción de la mortalidad de esos bebés, sino también en el desarrollo futuro de los mismos. 

Los bebés de madres alfabetizadas

Si preguntas a alguien qué relación encuentran entre la alfabetización y bebés que nacen con más peso, tal vez te miren como si estuvieras un poco trastornado y te respondan con la popular expresión que: “La misma relación que tiene la velocidad con el tocino”. Pero no es así. 

Diversos estudios internacionales demuestran los importantes beneficios que conlleva el incremento de la escolarización para el individuo y para la sociedad en general. Y como muestra un ejemplo: la alfabetización de las madres explica que se produzca una reducción de las tasas de mortalidad de menores de 5 años en un significativo 50%.

Por supuesto que el analfabetismo no es el único factor de riesgo contribuyente al BNP, pero lo cierto es que dicha educación básica, especialmente de las madres, tendrá un profundo efecto en sus hijos. La madre que puede leer los carteles en los centros rurales de salud (que recomiendan las vacunaciones o hablan de alimentación, por ejemplo) tiene más probabilidades de implantar conductas saludables en su familia.

Hemos visto profundas transformaciones en mujeres que salieron de nuestros programas de alfabetización leyendo. Ver la fiesta que rodea a una de esas mujeres cuando es capaz de escribir su nombre en la pizarra y las demás la vitorean es un espectáculo emocionante.

La mujer que aprende a leer experimenta una auténtica revolución interna. Su autoestima se desata y el descubrimiento de sus propias capacidades, aplastadas por años a causa de conductas patriarcales, afloran. Todo ello trae importantes mejoras en la vida de la familia y, por supuesto, hará lo indecible para que sus hijos e hijas estudien con lo que el impacto se transmitirá a futuras generaciones

Así pues, algo tan sencillo como saber leer y escribir hace que los bebés nazcan con más peso. ¡Quién lo iba a decir!

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia de navegación