Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.
 

Blog

La madurez de un proyecto

La vocación de los proyectos de cooperación y desarrollo comunitario debe ser siempre la sostenibilidad. El término sostenibilidad habla de la implicación de las comunidades destinatarias. El apoyo foráneo debe prolongarse hasta que, después de un tiempo, el proyecto camine de manera autónoma.

Algo falla cuando pasan los años y un proyecto permanece en una dependencia del exterior. Dignidad ha trabajado en la comunidad de Marcação (provincia de Zambezia) desde el año 2002. Todo comenzó con una petición formal de las autoridades tradicionales de la aldea. La escuela más cercana estaba a varios km. y la mayoría de los niños y niñas de Marcação quedaban sin escolarizar. Después de un tiempo de conversaciones, en las que participaron la mayoría de los miembros de la comunidad, incluidas las mujeres (fue una exigencia que colocamos al inicio), la comunidad construyó un pabellón con cañas y barro, con techado de paja y comenzamos una escuela rudimentaria. Actualmente hay tres pabellones de ladrillos, una secretaría, casas para los profesores, un pozo y depósitos para almacenamiento del agua. Más allá de las infraestructuras, la escuela es un modelo en toda la región.

El Ministerio de Educación se ha ido involucrando progresivamente en el proyecto, de tal manera que, en los últimos años, la práctica totalidad de los docentes, así como el material didáctico, han sido aportados por el Ministerio, a través de la Dirección Distrital de Educación de Luabo.

Finalmente, el proyecto ha alcanzado su madurez y el gobierno de Mozambique ha asumido su gestión. Centenares de niños y niñas han pasado por la escuela Dignidade de Marcação.
Actualmente la colaboración de Dignidad se limita al mantenimiento de infraestructuras, ayuda social al colectivo de alumnos más vulnerable y asesoramiento.