Alienum phaedrum torquatos nec eu, vis detraxit periculis ex, nihil expetendis in mei. Mei an pericula euripidis, hinc partem.
 

Blog

“POVOS QUE LEEM”. Dignidad y la alfabetización de adultos

La alfabetización de adultos tiene gran importancia ya que es fundamental para el desarrollo de las comunidades porque, entre otros, proporciona habilidades esenciales, crea oportunidades, fomenta el pensamiento crítico y mejora la salud y el bienestar.

A pesar de los esfuerzos en la alfabetización de adultos, tanto del gobierno de Mozambique, como de diferentes ONGs como Dignidad, las tasas de alfabetización de adultos (contando desde los 15 años) son aún preocupantes: apenas un 36,3% en las mujeres y un 64,3% en los hombres están alfabetizados. Las cifras de alfabetizados en las zonas rurales son aún menores.

Desde Dignidad con nuestra llegada al país rápidamente fuimos conscientes del papel fundamental que desempeñaría la educación en la ingente tarea de reducir la pobreza del país; de ahí que dos años más tarde, en 1994 comenzamos la construcción de la primera escuela primaria en la provincia de Maputo, que empezó su actividad educativa en 1996. Desde entonces Dignidad ha construido y gestionado tres escuelas primarias, un centro de educación infantil, varios centros de formación profesional y diversos lugares de alfabetización de adultos.

En lo que se refiere a la alfabetización de adultos comenzamos las labores en 2003 y desde entonces varios miles de personas, principalmente mujeres, han pasado por los centros de alfabetización de Dignidad.

Durante el régimen colonial portugués, las oportunidades ofrecidas a los mozambiqueños negros eran limitadas. Al conseguir la independencia en 1975, el 93% de la población era analfabeta. La Guerra Civil de Mozambique que duró desde 1977 a 1992 ralentizó todos los proyectos de desarrollo del país. Precisamente fue este mismo año cuando Dignidad llegó a Mozambique en 1992. Un trabajo que en sus inicios era puramente asistencial.

En nuestra experiencia trabajando en alfabetización de adultos desde el año 2003, debemos reconocer que los resultados han sido bastante magros. Entre otras razones está el hecho de trabajar prioritariamente en zonas rurales, donde buena parte de la población adulta, especialmente las mujeres, no hablan el idioma oficial, el portugués, lengua en la que impartíamos el programa de alfabetización. Nuestra experiencia de flacos resultados es compartida tanto por el propio gobierno de Mozambique como por otras organizaciones que trabajan en ello. De ahí, el análisis y la reflexión que nos están llevando a un cambio de estrategias educativas. Una de las líneas principales que consideramos que debe cambiar, especialmente en cuanto a la educación básica en zonas rurales, es su implementación en las lenguas maternas, en vez de en portugués.

La alfabetización en la lengua materna o primera lengua es muy importante, entre otras cosas, porque proporciona una base sólida para el aprendizaje de otras lenguas, como el portugués, lengua oficial en Mozambique. Las habilidades de lecto-escritura adquiridas en la lengua materna son transferibles a otras lenguas, lo que hace que sea más fácil aprenderlas. Por otro lado, fortalece la identidad cultural, pues las lenguas son una parte importante del patrimonio cultural de una comunidad.

Dicho lo anterior, a partir de este año comenzaremos a trabajar en una nueva dinámica en la que la alfabetización se lleve a cabo en la primera lengua de los educandos, así que estaremos apoyando a la pareja misionera Alejandro y Silvia Freire y su proyecto “Povos que Leem”. Alejandro y Silvia cuentan con dilatada experiencia y habilidades profesionales en esta línea de trabajo.

El gran desafío es contar con docentes preparados en esta nueva dinámica. En el momento actual los Freire trabajan en la formación de 18 alfabetizadores y las previsiones son matricular este año alrededor de 200 alumnos y alumnas, todos ellos en la provincia de Cabo Delgado.